Cómo traducir para los organismos internacionales y no morir en el intento III: La Unión Europea

¡Buenas tardes de domingo frikis de la traducción! Ya lo sé, he tardado mucho en escribir desde la última entrada, pero tengo excusa: me he mudado de nuevo. He dejado tierras españolas y holandesas para emprender una nueva aventura en el Gran Ducado de Luxemburgo. Sé que no parece un sitio muy exótico pero no me he venido hasta aquí por sus playas de arena blanca y palmeras cocoteras (porque no, no las tiene) sino porque he comenzado a trabajar como traductora para el Tribunal de Cuentas Europeo (entiendo que no sepáis de qué institución hablo ya que toda la [...]