Sé que todavía no os habéis terminado de recuperar de la última entrada (lo sé, fue algo durilla) pero os prometo que intentaré que esta entrada sobre el proceso civil en el Common Law sea más light que la anterior. Con esto cierro por el momento la parte de Derecho anglosajón ya que en mis próximas entradas me quiero centrar en otros ámbitos como puede ser la lengua y la cultura árabe, la traducción en los organismos internacionales, o bien cualquier tema sobre el que estéis interesados y que esté relacionado con mis especializaciones claro que el que mucho abarca poco aprieta. Para ello podéis comentar esta entrada y proponerme temas.

Bien, centrémonos, en primer lugar el Derecho civil se encarga de regular las relaciones personales o patrimoniales de los individuos con sus semejantes y con el Estado. Es decir, que cuando una persona se siente agraviada por otra persona, entidad o incluso por el Estado, se interpone una demanda (lawsuit) contra el que le ha provocado el daño. En inglés, al demandante se le denomina claimant o plaintiff y al demandado defendant.

Por otra parte, este daño (que de forma pomposa, y también técnica, se denomina ilícito civil extracontractual) en inglés se llama tort. En el Derecho anglosajón existen cuatro tipos de torts: trespass (violación de la propiedad), nuisance (infracción de las normas de convivencia), defamation (descrédito del nombre de una persona) y negligence (fallo en el ejercicio del deber).

Imaginémonos entonces la típica demanda que surge por un accidente de tráfico. Hay diferencias de opinión puesto que el que ha causado el accidente no quiere pagar los daños y entonces el demandante comienza el litigio y solicita ante el tribunal una solución jurídica (remedy), que suele ser la indemnización por daños y perjuicios (damages). El tribunal en ese caso puede decidir la adopción de medidas cautelares (injunction) como es el caso de los embargos (esto nos lo conocemos muy bien debido a los peculiares casos de corrupción que están ocurriendo en España).

El demandante siempre deberá notificar al demandado con la solución judicial que solicita, los hechos y los fundamentos de derecho (legal grounds). Si el demandado contesta con una admission significa que va a acceder a todo o bien a una parte de lo que propone el demandante. Sin embargo, si contesta con un impreso de defence significa que estápreparado para litigar (vamos que para chulo él), e incluso podrá demandarle a su vez interponiendo una counterclaim o countersuit.

Pues bien, me voy a ahorrar toda la retahíla del juicio civil porque si habéis leído mi última entrada (los que no lo hayáis hecho ya os estáis poniendo las pilas, ejem) ya sabéis como funciona el juicio penal y por lo tanto os podéis hacer una idea del correspondiente al civil ya que tienen la misma estructura (discurso de apertura, testigos, interrogatorios y discurso de clausura). Entonces llegamos a la parte de la sentencia, lo que en la mayoría de los casos significa solo una cosa: una de las partes tiene que apoquinar la pasta.

¿Y cómo consigue la parte beneficiada la compensación que ha dictado el juez mediante la sentencia? Bien, el perjudicado puede solicitar lo siguiente: a)un auto de ejecución de la sentencia (writ of fieri facias); b) un auto de embargo (charging order); c) a garnishee order (esto es muy gracioso) por el cual el tribunal le ordena a un deudor del demandado que en vez de darle el dinero que le debe a este último se lo abone al demandante; d) el embargo del sueldo (the attachment of earnings).

Con esto terminamos la entrada de hoy, espero que no os arda el cerebro mucho con tanto concepto jurídico. Y ya sabéis, si tenéis cualquier duda escribidme, también para proponerme temas para las próximas entradas (por favor nada de fútbol que no estoy muy puesta en el tema).

Gracias por leer 🙂