Sé que estabais esperando con ansia esta entrada (bueno quizás no tanto) y por eso aquí estoy de nuevo un domingo por la noche estrujándome el cerebro para poder hacer una clasificación de los textos jurídicos (lo sé, otra más). No he descubierto nada nuevo y supongo que muchos de vosotros ya habréis visto clasificaciones de este estilo, sobre todo la propuesta por Anabel Borja Albí, cuyo trabajo admiro desde hace mucho tiempo, sobre todo su magnífica tesis doctoral.

Lo que he querido hacer en este artículo es intentar exponer los textos del ámbito del Derecho más comunes y meterlo en cajitas para que los traductores que me lean (así como el resto de los mortales) puedan hacerse una idea de que es eso de la traducción jurídica a través de los textos. Así que, primero explicaré brevemente la clasificación de Borja Albí (2000) y después os propondré la mía que he ido conformando a lo largo del tiempo y siguiendo la dirección del master que realicé.

Según Borja Albí (2000), podemos dividir los textos jurídicos de la siguiente forma:

-Textos normativos (básicamente leyes)

-Textos judiciales (autos, citaciones, sentencias)books-1170651_1920

-Jurisprudencia

-Textos doctrinales (manuales de Derecho)

-Textos de aplicación del Derecho (contratos, documentos notariales, documentos societarios)

Y ahora sí, viene mi gran creación (léase con tono irónico), mi clasificación, que a pesar de que quise que fuera breve y muy general, se me iban multiplicando las categorías cada vez que pensaba que había terminado con la clasificación. Aún así, espero que os sirva para haceros una idea de la amplitud de este ámbito de especialidad, allá vamos:

-Textos societarios y contratos mercantiles (por ejemplo, un contrato de compraventa de activos entre dos empresas)

-Contratos sobre propiedad (contratos de arrendamiento y compraventa de viviendas, hipotecas)

-Textos del Derecho de familia: sucesiones, nacimientos, matrimonios, divorcios, adopciones, defunciones (por ejemplo, una partida de nacimiento)

-Textos judiciales y de Derecho penal procesal (citaciones, autos, sentencias)

-Textos notariales (poder notarial, delegación de voto)

-Textos de Derecho internacional: la mayoría son textos normativos de organismos internacionales como Naciones Unidas, FAO, OTAN, OIT, OMPI, etc. Así como textos del ámbito comunitario (que provienen de las instituciones de la Unión Europea como el Parlamento o la Comisión.

Espero que estas dos clasificaciones os hayan servido para conocer un poco más los textos jurídicos y que a quienes estéis pensando en dedicaros a este ámbito espero que este artículo os anime a tiraros a la piscina de la jurídica. Buena suerte y no dudéis en poner comentarios, que me encantaría saber vuestra opinión sobre mi fabulosa clasificación (léase otra vez con tono irónico).

Feliz domingo 🙂

 No te pierdas la siguiente entrega: Traducción jurídica para Dummies II: Common Law